Entrevista a la vista con Violeta Sastre – Digerir bien, estar bien.

Violeta Sastre es Médico del aparato digestivo y Doctora en Medicina. Actualmente visita de forma presencial en Murcia y también online, desde el 2021 colabora conmigo siendo la Médico Digestivo del equipo y junto con Adriana Guastella y yo hemos creado la Consulta Integral de Salud Digestiva (link: https://lauraalbo.com/servicios/consulta-integral-de-salud-digestiva/) donde las 3 (Médico del aparato digestivo, Diestista-nutricionista y Psicóloga Sanitaria) te acompañamos dedicándote el tiempo que necesitas para que tomes las riendas de tu desequilibrio y te dirijas hacia el bienestar digestivo.

Gracias por estar aquí Violeta, como no podría ser de otra manera, en Entrevista a la Vista empezamos siempre por hacer una presentación personal. Podrías presentarte explicando ¿Qué te gusta hacer, con qué disfrutas muchísimo o qué se te da bien?

Hola Laura, gracias a ti por la invitación. Me encanta bailar al aire libre. Disfruto del silencio de un buen libro sentada bajo un árbol en el campo. Me considero una persona muy empática y eso me facilita el acompañamiento y la comunicación con las personas tanto en el ámbito de la sanidad como en educación.

Una de cada cuatro personas sufre algún tipo de patología digestiva. ¿Por qué cada vez son más los casos de personas con patología o trastornos digestivos?

El sistema digestivo es una de las puertas de entrada y salida más importantes de nuestro organismo. Nos relacionamos con el exterior a través de la barrera intestinal, por este motivo se conecta con el cerebro (a través del sistema nervioso autónomo) y con el sistema inmunitario (a través del sistema inmune asociado a la mucosa gastrointestinal), coordinando la entrada y salida de nutrientes y desechos. Pero, además, debe guardar una relación de armonía y equilibrio con el microbioma intestinal que debe ser diverso y saludable, y que empieza a desarrollarse desde nuestra vida intrauterina. Por eso es tan importante desde mi punto de vista la promoción de la salud digestiva desde la infancia y los primeros meses de vida.

Creo que, en la cultura occidental, se ha descuidado mucho la promoción de la salud en general, y digestiva en particular. No te puedo decir exactamente por qué aumentan tanto los trastornos digestivos, pero sí que en los países industrializados se han disparado las tasas de incidencia de enfermedades crónicas relacionadas con la microbiota intestinal y con el eje intestino-cerebro.

¿Podrías decirnos cuáles son los trastornos digestivos más frecuentes?

Los trastornos digestivos más frecuentes son los llamados Trastornos Funcionales o, recientemente denominados, alteraciones del Eje Intestino-cerebro.

¿Por qué es tan importante tener una buena microbiota para nuestra salud digestiva?

El estudio de la microbiota intestinal o más específicamente el “microbioma”, está copando las investigaciones científicas en todos los campos de la patología crónica (Neurología, Inmunología, Endocrinología, Digestivo, Reumatología…). Esto se debe a la relación que existe entre las cepas bacterianas predominantes en nuestro intestino y la aparición de enfermedades crónicas. Además, en investigaciones recientes, se ha objetivado la relación que existe entre algunas bacterias y la alteración del sistema inmune de la mucosa intestinal. Esto conlleva un estado de inflamación crónica leve que aumenta la permeabilidad intestinal y perpetúa la disfunción del sistema digestivo afectando también a otros niveles en nuestro organismo y causando multitud de síntomas digestivos.

¿Cómo podemos cuidar de nuestra microbiota día a día?

Cultivándola. Yo comparo la microbiota intestinal con un huerto doméstico. Hay que cuidarla desde que estamos en el útero de nuestra madre. Podría extenderme muchísimo hablando de las cosas que son buenas y malas para nuestra microbiota así que nombraré las que me parecen más importantes:

  • Lactancia materna prolongada (al menos los dos primeros años): enormes beneficios a nivel de variedad de microbiota y creación de un sistema inmune potente.
  • Evitar el uso de antibióticos (sobre todo en la primera infancia): existe un uso indiscriminado de los mismos ante infecciones virales sobre todo en los niños y conlleva una destrucción masiva de la microbiota en los momentos de creación de tolerancia por el sistema inmunitario.
  • Evitar la hiper-higiene: en tiempos de COVID19 es algo que se nombra poco pero fundamental, sobre todo en los primeros años de vida y que va a determinar en gran medida la incidencia de enfermedades autoinmunes y alérgicas en el adulto.
  • Nutrición variada y saludable desde la infancia: rica en fruta y verduras enteras, minimizar la ingesta de grasas y procesados. 

Decimos que el intestino es nuestro segundo cerebro ¿Cómo funciona el eje intestino-cerebro?

El eje intestino-cerebro es un complejo engranaje bi-direccional en el que el cerebro y el intestino se conectan estructural y hormonalmente: el desencadenante de la disfunción de éste puede encontrarse en cualquier nivel.

La ansiedad o el estrés, vehiculizados por el cortisol, la hipersecreción ácida gástrica o la alteración de la microbiota por factores externos (infecciones, alimentación, tabaco…) van a causar una desacomodación del fundus gástrico con distensión antral que provoca dolor e hinchazón acompañados de pesadez después de las comidas y malas digestiones por enlentecimiento del vaciado gástrico. Además puede haber relajaciones intermitentes del cardias esofágico con aumento del reflujo (acidez).

Por otro lado, el estrés hormonal y la alteración de la microbiota origina una disfunción del sistema inmunitario presente en la mucosa intestinal con aumento de eosinófilos y mastocitos que condicionan un aumento en la permeabilidad intestinal con un estado de inflamación crónica que a su vez provoca hipersensibilidad visceral y alteración de la motilidad.

¿Entonces qué viene primero el malestar digestivo o el emocional?

Los estudios científicos nos dicen que el 50% de personas que padecen trastornos funcionales digestivos presentaban previamente una alteración psicológica. Pero el otro 50% desarrollan alteraciones psicológicas después de que aparezca el trastorno funcional digestivo.

¿Cuáles son los pilares del tratamiento de los trastornos digestivos? ¿Por qué es fundamental para nuestra salud digestiva hacer un tratamiento integral?

  • En primer lugar, es fundamental realizar un diagnóstico correcto de la patología digestiva y descartar enfermedades con tratamiento específico como celiaquía, infección por H. pylori, Enfermedad Inflamatoria Intestinal, intolerancias o alergias alimentarias, SIBO, parásitos, tumores gastrointestinales…
  • Una vez que hayamos catalogado el trastorno digestivo como Funcional (por disfunción del eje intestino-cerebro), debemos realizar un abordaje terapéutico holístico e individualizado (“biopsicosocial”). Es imprescindible manejar todos los pilares de la salud digestiva: Aparato Digestivo, Psicología, Nutrición y Fisioterapia. No atender alguno de estos apoyos, va a suponer una pérdida de respuesta al tratamiento y una merma en la calidad de vida. Además, el individuo cobra un protagonismo especial, debido a que la percepción de los síntomas y sus causas son muy variables, dependiendo en gran medida de cada persona.
  • En particular, atendiendo a los síntomas digestivos donde nos centraremos en el tratamiento de alteraciones de la motilidad (con procinéticos), hipersensibilidad visceral o dolor (espasmolíticos), disbiosis (probióticos o tratamiento de SIBO), entre otros…

Muchas gracias,

Laura Albó.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En los más de 6 años dedicándome al desarrollo de la Psicoterapia me he dado cuenta que desde bien pequeña me interesé por la conducta alimentaria deseando descubrir qué se escondía en la otra cara de la moneda. La conducta alimentaria me parece fascinante, amo mi profesión y no me canso de aprender con lo que la formación y actualización son mi máxima.

Lo más leído