Entrevista a la vista con Marta García – Emprendimiento

Como muchas y muchos ya sabréis colaboro en el equipo psicoterapéutico de Marta des de hace casi dos años. Hoy la quiero entrevistar para que nos explique como ha sido crecer creando equipo y que juntas y juntos aprendamos de su experiencia.

Marta, personalmente lo que me llamó más la atención cuando empecé a colaborar contigo fue el día que me contaste que en breve te marcharías a vivir a Canadá. Yo acababa de llegar a Alimentatuesencia, de echo era la primera persona que colaboraba contigo en el equipo de Psicólogas y sentí que depositabas mucha confianza en mi. ¿Cómo fue para ti a nivel organizativo y personal crear equipo y a la vez saber que te marchabas?

Me aportó mucha calma saber que el centro en el que tanto cariño había depositado iba a quedarse en buenas manos. Me apenaba la idea de pensar que en esos sillones verdes ya no se sentarían más personas. Así que, sin duda, el saber que me iría a Canadá en cuestión de meses me animó a querer ampliar mi equipo y poder atender de la mejor forma posible a todas las personas que se pusieran en contacto conmigo.

Quizás tendría que preguntar previamente, ¿cuándo y cómo decidiste que era el momento de crecer y crear tu propio equipo? ¿Hay un momento para hacerlo? Por ejemplo, cuando tienes más trabajo del que puedes absorber… ¿O es algo que se siente, se decide y se busca la fórmula?

Creo que esta pregunta es muy personal y que dependiendo de a quien preguntes te dirá una u otra cosa. Yo no creo que existan fórmulas para hacer crecer tu equipo, y si la hubiera, huiría de ellas. Creo que si te centras en hacer bien tu trabajo y en ayudar tanto como puedas se irá dando el momento en el que quizá sientas que es hora de ampliar tu equipo.

Desde mi punto de vista sí que hay un momento para hacerlo, y es cuando tienes más volumen de pacientes del que puedes abordar. Si te precipitas y creas el equipo y más tarde pretendes “captar” los pacientes, puede ser un tanto frustrante. Además, no creo que haya que captar a nadie, pues trabajamos con personas y no vendemos un producto, sino que ofrecemos nuestra mano para ayudar.

En mis inicios como psicoterapeuta compaginaba un trabajo como asalariada con mis visitas de Psicoterapia como autónoma. De esta manera me sentía segura y respaldada económicamente si un mes tenía menos volumen de visitas. En tu caso, ¿como fue el proceso de emprender?

Me lancé a la piscina desde el inicio gracias a la ayuda de mis padres que nos ayudaron a montar un centro en el barrio donde habíamos vivido toda la vida mi hermana y yo. Sin ellos no habría sido posible.

Al poco de acabar la carrera empecé a estudiar un máster que duró tres años. Compaginé estos tres años como recepcionista en mi propio centro donde mi hermana trabajaba como Nutricionista, el servicio de psicología no estaba en activo, pues yo todavía no me sentía segura. Cobraba muy poco al mes, a penas me llegaba para pagar un alquiler muy bajo con mi pareja y poco más.

Cuando ya estaba acabando el máster, empecé a sentirme más segura y sentí la necesidad de colaborar con otros centros para aprender más. Así que estuve dos años en un centro de psicología en Vilanova y la Geltrú, Apren+, mientras también llevaba algunos pacientes en mi propio centro, en Cuida’t PsicoNutrición.

Y más tarde, empecé a colaborar en el centro de Júlia Farré. Allí empecé siento la única psicóloga, entre 9 nutricionistas. Poco a poco el área de psicología empezó a crecer y se amplió hasta que llegamos a ser seis psicólogas en el equipo. Yo fui la coordinadora del área de psicología durante dos años y la experiencia me encantó. Allí supe que yo también quería montar mi propio equipo en mi centro. Tenía la confianza de la gente, tenía la experiencia y tenía las ganas e ilusión de que mi propio equipo creciera para poder ayudar así a más gente.

Llevaba más de año y medio diciendo que no casi a diario a muchas personas que querían trabajar conmigo, llegué a tener una lista de espera de 49 personas. Fue un gran error del que aprendí mucho. Eso imagino que te dará alguna pista de lo mucho que me resistía en crear mi propio equipo.

Cuando me vine a Canadá, éramos tres psicólogas en el equipo de Alimenta Tu Esencia. Y durante todo este año y medio que llevo aquí todo ha ido evolucionando de una forma muy orgánica, sin buscarlo ni pretenderlo. Actualmente somos 9 psicólogas, más una psicoterapeuta sexual y una terapeuta corporal, más mi hermana Mireya, Nutricionista que también colabora con el equipo siempre que lo necesitamos. Me siento tremendamente agradecida por todo lo que estamos construyendo y a todas las personas a las que estamos pudiendo ayudar.

¿Hay fases en el proceso de emprendimiento? Siento que nos hablan y enseñan poco sobre ello y que en nuestro País se viven los errores como fracasos. En cambio, en otros países los errores se viven como aprendizajes e incluso se valora positivamente que te equivoques en tu proceso de emprendimiento.

Sí, sin duda creo que las hay. Emprender no es me lanzo y que sea lo que Dios quiera. Hay unos ritmos y unos tiempos que debemos respetar. Sino puede ser muy frustrante.

Totalmente de acuerdo contigo Laura, es importante que integremos el error como parte del camino de nuestra vida, y por supuesto, del emprendimiento. Suena muy a tópico, pero de verdad, que de los errores podemos aprender tanto…

¿Crees que todo el mundo puede emprender?

Creo que tengo bastante clara esta respuesta: no. No todo el mundo quiere o está dispuesta a vivir la cara no tan amable del emprendimiento y no todo el mundo sirve para ello. Emprender no creo que solo vaya de estrategias o de fórmulas mágicas, como anteriormente te dije, no creo en ellas. Emprender necesita de unas cualidades y rasgos de personalidad que no todo el mundo tiene.

¿En qué dirías que te diferencias de otras/os profesionales y en qué se diferencia tu equipo psicoterapéutico (formado por varios profesionales de la salud) de otros equipos?

Creo que en la esencia (valga la redundancia) y en la especialización. En el equipo Alimenta Tu Esencia, todas las profesionales estamos especializadas en trastornos de la conducta alimentaria y no sé Laura, ¡me siento tan orgullosa de todas nosotras! Siento que todas nos tomamos nuestra profesión con la responsabilidad que requiere.

Un requisito para mí es que todas las psicólogas supervisen sus casos a parte, además de que todas las semanas nos reunimos para valorar casos. Y como sabes, desde hace unos meses contamos con la ayuda de dos psicólogas con más experiencia clínica que nosotras, para poder supervisar algunos de los casos más “difíciles”. Responsabilidad, cercanía y profesionalidad creo que serían las palabras que pueden definir nuestro equipo.

Pero no creo que existan equipos mejores o peores, simplemente distintos en esencia o en especialización.

¿Alguna curiosidad que te apetezca explicarnos sobre tu proceso de emprendimiento?

Es un NO PARAR. Siento que no hay descanso y en parte me gusta y me hace sentirme viva e ilusionada. Cuando estoy en el sofá tranquila relajada, mi cabecita empieza a pensar en nuevas ideas, en cómo podríamos mejorar, etc. Lo vivo como una gran responsabilidad y me tomo muy en serio toda la energía que se está moviendo en el equipo y a los cientos de personas que acompañamos mes a mes.

No es tan solo crear tu equipo, sino todo lo que conlleva. Estar pensando en nuevas ideas que mejoren el trabajo en equipo, el cuidado del equipo y el trato al paciente.

¿Qué es lo que más has aprendido al formar tu propia marca?

Pienso que es vital que las personas que nos dedicamos a cuidar, nos cuidemos. No es fácil encontrar el equilibrio entre dedicarle horas a tu proyecto (visitas psicoterapéuticas, crear proyectos y sinergias nuevas, buscar inspiración…) y dedicarte horas a ti. ¿Nos puedes dar alguna recomendación para incorporar autocuidado durante la creación y desarrollo de nuestro proyecto?

Lo que más he aprendido es sobre mí misma, mi autoexigencia y la forma en la que estaba nutriendo mi amor propio. Emprender ha sido el mayor de los masters en autoconcimiento que podría haber hecho jamás.

Sin duda, es muy importante el autocuidado. Hace 4 años acabé sufriendo muchísima ansiedad y mi salud mental se vio muy afectada de lo mucho que me exigía y trabajaba. Esa fue una gran lección de humildad.

Creo que es importante la paciencia, el confiar en ti, en comprender que las semillas tardan en crecer y en no querer recoger antes de tiempo.

El mayor autocuidado es el que se da en tus rutinas diarias, no creo que necesitemos grandes dosis de desconexión al día, sino presencia en esas pequeñas cosas que nos nutren y nos aportan calma. Cada una debe encontrar esas rutinas que le ayuden a autoregularse. A mí me ayuda mucho salir a caminar cada día y tomar consciencia de todo lo que me rodea.

¿Hay algún proyecto que estés desarrollando del que nos puedas contar un poco más?

Ay Laura, tantos…

Estoy escribiendo un libro que va a ser precioso, espero, sobre nuestra relación con la comida y con nosotras mismas. No puedo contar mucho más.

También estoy a puntito de lanzar un cuento que nos anima a aceptarnos en nuestra diversidad. Estoy súper emocionada porque presiento que puede ayudar a muchos niños/as, adolescentes y adultos.

También estoy creando una comunidad preciosa y consciente de psicólogas @psicofass donde además de formación, encontraremos un lugar seguro donde apoyarnos, crecer y emprender. Además de poder construir nuestros propios equipos de trabajo.

Y mi despacho del bosque en Barcelona sigue gestándose lento, pero cuidadosamente, al mismo tiempo que me formo en EcoPsicología, para poder realizar muchas cosas bonitas y nutritivas en cuanto vuelva a Barcelona.

¡Muchas gracias!

Gracias a ti Laura por construir estos espacios tan nutritivos, ¡te abrazo fuerte!

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En los más de 6 años dedicándome al desarrollo de la Psicoterapia me he dado cuenta que desde bien pequeña me interesé por la conducta alimentaria deseando descubrir qué se escondía en la otra cara de la moneda. La conducta alimentaria me parece fascinante, amo mi profesión y no me canso de aprender con lo que la formación y actualización son mi máxima.

Lo más leído