Entrevista a la vista con Esther Martínez – Mindfulness y autocompasión

Inauguramos el nuevo año 2021 con Entrevista a la Vista. Una sección mensual de entrevistas que irán acompañadas de un Instagram Live para que entre todas y todos podamos ir respondiendo vuestras preguntas o dudas sobre la temática del mes. Es un proyecto que me hace especial ilusión, primero porqué siento que esta iniciativa me coloca más cerca de ti y después porqué presiento que voy a tener la oportunidad de conocer a personas maravillosas. Espero que juntos y juntas podamos disfrutarlo.

En este mes de enero nos acompaña Esther Martínez. Esther es Psicóloga especialista en Mindfulness y autocompasión. Ella es compañera mía de talleres y formaciones y una gran especialista con muchos años de experiencia. Sin más preámbulos, siéntate, conecta con tu respiración y regálate este momento para leer con calma esta entrevista. Si te surgen dudas o preguntas te invito a tomar nota de ellas. Recuerda que el martes 12 de enero a las 19:00h en mi cuenta de Instagram @laura__albo estaré junto con Esther para resolver todas las dudas que puedan surgir.

  • Esther me gustaría que nos explicaras, ¿qué hizo que escogieras el Mindfulness como rama de especialización dentro de unos estudios tan amplios como son la Psicología?

Lo primero agradecerte Laura por tu invitación y como tendremos la oportunidad de ampliar la entrevista en el directo, intentaré sintetizar la respuesta porque cuando acabé Psicología en el 2001 el Mindfulness todavía no había llegado a España…

Mi aproximación al Mindfulness ha sido gracias a vivir experiencias personales y profesionales relacionadas con el distrés, provocándome crisis de ansiedad y otros síntomas y ver que no eran suficientes las técnicas y terapias de primera y segunda generación que había estudiado durante la carrera.

Necesitaba otras herramientas y técnicas más adecuadas para mí y el contexto actual, y me fui formando y practicando en otras líneas como el coaching personal, el coaching sistémico, el yoga, la meditación y al ir profundizando encontré que el Mindfulness se utilizaba cada vez más en las terapias de tercera generación y encajaba con mi mirada humanista entendiendo la psicoterapia de forma más holística y global y sobre todo dando más importancia a como nos RELACIONAMOS con nosotros mismos, con los demás y con el entorno.

Al comprobar en mí sus beneficios, y sobre todo ver su fiabilidad y validez en los miles de estudios científicos que los confirman, y conocer grandes referentes en el sector, lo compartí con las personas a las que acompaño a nivel particular y en formaciones. En los últimos 4 años he comprobado que es un pilar NUCLEAR para ampliar la CONSCIENCIA de lo que pensamos y sentimos y así tomar decisiones y acciones más savias, ecuánimes y sobre todo más congruentes con lo que somos en cada momento de nuestra vida.

  • Si bien a todo el mundo le suena lo que es el Mindfulness, no pasa lo mismo con la autocompasión ¿Cómo explicarías en términos generales qué es la autocompasión?

Para explicar lo que es, primero me gusta identificar algunas de las falsas creencias y mitos de lo que NO ES AUTOCOMPASIÓN; no es sentir lástima, no es ser auto-indulgente y no es ser egoísta.

Al contrario, los psicólogos creadores del programa, Kristin Neff y Christopher Germer, lo describen de manera sencilla como “Cuidar de nosotros/as mismo/as como nos gustaría cuidar a alguien que de verdad amamos, especialmente en los momentos difíciles” y “convertir-nos en nuestro mejor amig@”.

Mediante los miles de estudios científicos que se llevan realizando en los últimos 10 años han comprobado como el entrenamiento en autocompasión aumenta los niveles de resiliencia, motivación, confianza, satisfacción vital y sobre todo AMOR incondicional hacia uno mismo y con los demás y disminuyen los niveles de ansiedad, depresión, distrés, rumiación, culpa y perfeccionismo.

Para mí, el Mindfulness y la Autocompasión unen la MENTE y el CORAZÓN ya que el Mindfulness te ayuda a seguir entrenando la AUTOCONSCIENCIA y ver “de qué me doy cuenta” y la Autocompasión te ayuda en el proceso de AUTOCUIDADO y responder “qué es lo que necesito realmente en este momento”, así ponemos la mente al servicio del corazón para vivir más en paz y equilibrio.

  • Siento que somos una sociedad que vivimos muy deprisa, ¿cómo podemos hacer para encontrar momentos para parar, escucharnos y practicar atención plena?

Yo también siento lo mismo, la sociedad promueve e incluso premia todo lo que es “inmediato y rápido”, cada vez más nos estamos acostumbrando a acceder a lo que queremos con un “click” y a ir en un “piloto autómatico” que nos lleva a ir reaccionando constantemente a los estímulos que nos rodean.

Cada vez hay más personas que están comprobando, especialmente este año tan difícil, que el ser humano y la vida tiene otro ritmo. Nuestra biología y los procesos psicológicos y emocionales tienen su propio ritmo y no puedes “coger atajos”, al final acaba siendo insostenible y nuestro cuerpo nos avisa con síntomas cada vez más periódicos e intensos y si no les hacemos caso llega un momento en que “nos para”.

Para evitar llegar al agotamiento, el CÓMO de tu pregunta es sencillo, aunque al principio no es fácil: podemos DECIDIR PARAR en cualquier momento. Es así, tú puedes decidirlo, porque es cuestión de reeducarnos a funcionar de otra manera que nos ayude, aunque la inercia aprendida y las creencias al respecto nos dificulten esa decisión, es cuestión de ir practicando y crear nuevos hábitos. 

  • ¿Nos puedes explicar un ejercicio que todo el mundo puede hacer para poner en práctica la atención plena en su día a día?

El primer ejercicio que enseño es la práctica del PROA, que la puedes incorporar en cualquier momento de tu día a día, este acrónimo significa:

Paro: dejo de hacer lo que estoy haciendo.

Respiro: centro mi atención a la respiración, y realizo unas cuantas respiraciones profundas

Observo: me doy cuenta de mis pensamientos, emociones y sensaciones en mi cuerpo.

Actúo: decido como quiero proseguir.

Estos sencillos 4 pasos te ayudan a poder parar y poner consciencia a como estás en cada momento para poder decidir qué acción y sobre todo desde dónde vas a actuar o no actuar, ya que a veces el “no actuar” es la decisión más sabia en ese momento.

  • Muchas veces veo como se recomienda hacer Mindfulness a todo el mundo y tengo que reconocer que no estoy de acuerdo con esta recomendación sin antes conocer a la persona y a sus circunstancias. ¿Qué opinas al respecto? ¿Piensas que el Mindfulness es para todo el mundo?

Es una pregunta muy interesante, ya que al “ponerse de moda” algunas personas sin la formación y experiencia necesaria lo han “generalizado” y vendido como la panacea para todo el mundo.

Esto pasa como el ejercicio físico, sabemos que es beneficioso para todo el mundo, pero no a todos les va bien cualquier tipo de ejercicio físico. Si bien el objetivo del Mindfulness es ampliar la CONSCIENCIA del momento presente y de uno mismo, y esto es beneficioso para todo ser humano, la manera o el camino para llegar hacia él será diferente para cada uno.  

Por eso se han creado muchos programas específicos para población clínica como TDAH, fibromialgia, adicciones, demencia, depresión, cáncer, trastorno bipolar, entre otros…. Y para población general con programas de salud relacionados con el estrés, dolor, ansiedad, perfeccionismo, exceso de autocrítica, autorechazo, entre otros.

Lo que recomiendo siempre es que la persona que sienta que el Mindfulness le puede ayudar, se informe y asesore por un profesional acreditado y que le genere confianza.   

  • Como sabes, me dedico a acompañar a personas en la mejora de su relación con la alimentación. ¿Cómo podría el Mindfulness, el Kindfulness o la autocompasión ayudar en este sentido?

Anteriormente hemos hablado del Mindfulness y la Autocompasión, y ya que has mencionado el Kindfulness me gustaría aclarar que, como su propia palabra indica, el “Kindness” seria el “tratarnos con más amabilidad”.  Como he explicado, van de la mano y nos ayudan a tener más consciencia de como nos relacionamos con nosotros mismos y con el entorno, y en tu caso, respecto a la RELACIÓN CON LA ALIMENTACIÓN nos ayuda a favorecer una relación más positiva con la comida. Incluso hay un programa específico que es el MINDFUL-EATING que ayuda a crear nuevos hábitos más conscientes y saludables.

La aportación diferencial del Kindfulness y la Autocompasión es que nos ayuda a aceptarnos tal y como somos, a tratarnos con más amor y a cuidarnos en vez de rechazarnos, e incluso machacar o castigar nuestro cuerpo. Sobre todo, aquellas personas que están condicionadas al perfeccionismo, sobre exigencia y críticas destructivas consigo mismas.

Se ha comprobado la ineficiencia y cómo perjudica la cultura de la dieta, y cada vez más se evidencia cómo estas prácticas ayudan a potenciar nuevas maneras de gestión emocional y crear nuevos hábitos más saludables y sostenibles.

  • Y para terminar Esther, ¿qué les dirías a las personas que nos están leyendo y no están atravesando un buen momento?

Siento un profundo respeto por el dolor que deben estar sintiendo en este momento.
Todos y cada uno de nosotros hemos pasado, estamos pasando y pasaremos por momentos difíciles y duros, ya que la enfermedad y la pérdida nos acompañan a lo largo de nuestra vida.

Desde mi corazón, recuerda que es normal que estés experimentando dolor si estás pasando por alguna dificultad o pérdida, la mejor manera de relacionarnos con él es sintiéndolo y atravesándolo. Y recuerda que no estás sol@; compartir, expresar y dar espacio a lo que sientas te ayudará mucho en el proceso.

Por último, me gustaría acabar con 2 frases que me inspiran mucho de 2 grandes referentes en el Mindfulness y la Autocompasión:

No puedes parar las olas per sí puedes aprender a surfear.

Jon Kabat-Zinn

Un momento de Auto-Compasión puede cambiar tu día entero. Una serie de estos momentos puede cambiar el curso de tu vida.

Christopher Germer

Muchas gracias Esther, ha sido un placer. Nos vemos en el directo en Instagram el martes 12 de enero a las 19:00h.

Un abrazo.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En los más de 6 años dedicándome al desarrollo de la Psicoterapia me he dado cuenta que desde bien pequeña me interesé por la conducta alimentaria deseando descubrir qué se escondía en la otra cara de la moneda. La conducta alimentaria me parece fascinante, amo mi profesión y no me canso de aprender con lo que la formación y actualización son mi máxima.

Lo más leído